Portada del sitio > Actualidad > La promesa pitagórica

La promesa pitagórica

Lunes 13 de enero de 2014, por FESPM

Rafael Pérez Gómez, profesor de la Universidad de Granada y primer director de la revista SUMA, impartió la conferencia "La promesa pitagórica" durante la celebración del XXV aniversario de la FESPM.

Aquí tenéis el vídeo de la conferencia:

Este es el texto de la Promesa pitagórica:

Prometo, por Aquél y por mi honor, dedicar a lo largo de mi vida mis mayores esfuerzos a mejorar mi formación, a desarrollar y a enseñar, en la medida que me sea posible y sin dejarme coaccionar ni por personas u organización alguna, cuantas Matemáticas sean necesarias para que cualquier ciudadano o ciudadana pueda vivir con dignidad:

Unas Matemáticas que faciliten la comprensión del Mundo, a nivel microscópico y macroscópico, explicando, representando y prediciendo cuantos hechos acontezcan en él.

Unas Matemáticas que, dando respuesta a cuestiones científicas y tecnológicas, contribuyan al desarrollo de un modelo socioeconómico basado en el conocimiento. Unas Matemáticas útiles, tanto para la vida cotidiana como para el aprendizaje de otras disciplinas necesarias para el desarrollo personal y profesional.

Y, por último, unas Matemáticas que, enrocadas en sí mismas, sigan ocupándose de resolver problemas cuyas soluciones se incorporen a esa gran escultura, hecha en honor de la inteligencia humana, llamada Matemáticas.

Lo prometo para así contribuir a que todas las personas que vivan en sociedades democráticas cuenten con el mayor bienestar posible; a que desde el respeto, el conocimiento y la información, se fomenten ciudadanos reflexivos, capaces de crítica, serena e informada, que les haga libres a la hora de construir su propias opiniones y participar activa y libremente en la toma de cuantas decisiones les afecten.

Autor: Rafael Pérez Gómez
Noviembre de 2013
Hospital de las Cinco Llagas (Sevilla)

Créditos: Durante la lectura de la promesa pitagórica aparece una adaptación del vídeo ’Beauty of Maths’, de Yann Pineill y Nicolas Lefaucheux (Parachutes), a los que agradecemos que nos hayan permitido su utilización.